Preguntas frecuentes sobre la sustitución de ventanas.

19.03.2013 17:33

Hemos recibido en Arquitectura Técnica Granada varias preguntas sobre el anterior artículo de la sustitución de la carpintería exterior de viviendas. Estas preguntas han versado fundamentalmente en dos aspectos: los capialzados que reciben la carpintería actual y la dicotomía entre ventanas correderas y abatibles. Dado el interés que han despertado estas cuestiones, vamos a desarrollarlas a continuación.

 

- El capialzado existente.

 

            Hasta los años noventa del siglo pasado, la ejecución de huecos en fachadas de viviendas incluía un espacio entre el dintel del hueco y la carpintería, para alojar el sistema de enrollamiento de la persiana. A este espacio y sus elementos de cierre se le denomina capialzado.

 

            Desde el punto de vista de los aislamientos térmico y acústico el capialzado presenta varias desventajas. Por un lado supone una ruptura en la continuidad constructiva del cerramiento, al habilitarse un hueco para el alojamiento de la persiana enrollada, a costa de una de las hojas de la capuchina y de su aislamiento. Por otro lado, el sellado de los elementos del capialzado con la fábrica del cerramiento, suele distar de ser estanco, al tratarse normalmente de contrachapados de baja calidad.

 

           Si se procede a la sustitución de ventanas sin una actuación sobre el capialzado original de obra, seguirá existiendo en el hueco puentes térmicos y acústicos que menguarán los niveles de aislamiento.

 

          La solución más inmediata y cómoda es el uso de “ventanas compactas”. Estas carpinterías incluyen la persiana y su sistema de enrollamiento, lo que permite prescindir del capialzado tradicional. El hueco que ocupa debe ser cegado mediante fábrica de ladrillo con su correspondiente lindel.

 

            No debe olvidarse la aplicación de un aislamiento en el recibido de la carpintería compacta. Debido a la escasa superficie y la necesidad de cubrir varios encuentros, se hace recomendable el uso de aislamientos proyectados de poliuretano.

 

Modelo compacto en ventana corredera.

 

- ¿Corredera o abatible?

 

            Las ventanas correderas presentan la ventaja de no invadir espacios durante su apertura. Si embargo, sus hojas necesitan deslizarse por raíles para ser practicables, por lo que su cierre no es hermético.

 

            Sus niveles de aislamiento térmico y acústico siempre serán inferiores a los proporcionados por las ventanas abatibles. Estas últimas, aunque necesitan espacio para su apertura, sí garantizan un cierre estanco al paso del aire.

 

            Por tanto, si el objetivo de la sustitución de la carpintería exterior es una mejora sustancial en las condiciones de confort de la vivienda, en cuanto a sus condiciones de eficiencia energética y aislamiento acústico, la elección de la nueva carpintería deberá estar centrada en los modelos abatibles, o en todo caso oscilobatientes, evitando la colocación de ventanas correderas.

 

Modelo compacto en ventana abatible.

 

Para cualquier otra aclaración, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Contacto

  

 

 

 

 

 

Volver

Contacto

Ricardo Molina Castellano
Calle Recogidas nº 57. 5º Izq.
Granada
18005

Tlf: 610 712510

Todos los derechos reservados.

Creado con Webnode