El certificado energético de edificios

26.06.2013 20:03

      

Para aquellas personas que no estén familiarizadas con la edificación, sus instalaciones y los criterios de la eficiencia energética, el certificado energético de edificios puede resultar un documento técnico complejo para su interpretación. Pero es un documento que necesita el cliente como parte integrante de su propiedad, y lógicamente tiene derecho a entender su contenido. Por esta razón, desde Arquitectura Técnica Granada queremos ofrecer unas explicaciones sencillas sobre sus premisas, variables y conclusiones.

 

 

El certificado establece la emisión global de dióxido de carbono que produce el inmueble por metro cuadrado y por año. Según esa emisión, se otorga una calificación desde la letra A (inmuebles muy eficientes con poca o nula emisión de CO2) hasta la letra G (inmuebles muy poco eficientes con alta emisión de CO2).

Como ejemplo en esta imagen tenemos una calificación para viviendas, donde el inmueble consigue una letra E, al emitir 38,85 kg de COpor metro cuadrado y año, es decir, entre 34,3 kg y 62,0 kg.

 

 

La pregunta inmediata es saber cómo se calcula la emisión de COde un inmueble. Para ello se parte de las condiciones que debe cumplir el inmueble para realizar su función desde el punto de vista energético, siendo en el caso de viviendas:

 

- Temperatura constante de confort durante todo el año.

- Agua caliente sanitaria (ACS).

 

Por tanto el inmueble necesitará consumir energía para calentar su interior en invierno, refrigerarlo en verano, y producir ACS durante todo el año. Esa energía consumida define la emisión de CO2. Se debe considerar que aunque la vivienda realizara estos servicios mediante dispositivos eléctricos, esa electricidad consumida también realizó emisiones de COdurante su producción, que son adjudicadas al momento y lugar de consumo.

 

Las variables que definen este consumo de energía para el caso particular de viviendas son básicamente:

 

- La ubicación del inmueble y su zona climática.

- La orientación.

- La envolvente.

- Sistemas de climatización y producción de ACS.

 

Veamos cada una de estas variables.

 

- La ubicación del inmueble y su zona climática.

Es uno de los aspectos que más peso tiene en el cálculo de la calificación energética. Las demandas de energía de una vivienda situada en una población con inviernos fríos y veranos calurosos, como puede ser Granada, serán mayores respecto a aquellas viviendas situadas en zonas con inviernos y veranos suaves.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- La orientación.

Según su orientación el edificio recibirá una mayor o menor radiación solar a lo largo del día. El efecto del sol hará disminuir la demanda de energía en invierno y la aumentará en verano.

 

Dentro de la confección del certificado se atienden las posibles sombras que pueda recibir el inmueble por obstáculos a la radiación solar, como pueden ser edificios cercanos o bien voladizos e irregularidades de las fachadas del propio edifico objeto de certificación.

 

 

 

- La envolvente.

Por envolvente entendemos aquellos elementos constructivos que separan el interior del inmueble con el exterior, o bien con zonas interiores no habitables como pueden ser trasteros o garajes. Dentro de la envolvente tendremos cubiertas y fachadas, así como suelos y muros en contacto con el terreno o con zonas no habitables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las funciones de la envolvente es proteger la temperatura interior de la vivienda, por lo que debe proporcionar un aislamiento térmico. Como vimos en el artículo anterior sobre la sustitución de carpintería exterior, este aislamiento se valora por la transmitancia térmica (U), que define la cantidad de energía que puede atravesar un  elemento por unidad de superficie y de tiempo.

 

Una envolvente construida con materiales de alta calidad nos dará una baja transmitancia térmica y un interior bien aislado, por lo que la vivienda necesitará un menor consumo de energía para su calefacción en invierno y su refrigeración en verano.

 


- Sistemas de climatización y producción de ACS.

Parece inevitable la redundancia de exponer que aquellas viviendas con instalaciones de bajo consumo de energía y altas prestaciones, darán unas viviendas más eficientes energéticamente. Pero realmente las instalaciones de la vivienda para calefacción, refrigeración y producción de agua caliente sanitaria (ACS), cobran una especial importancia en el certificado de eficiencia energética.

 

Las instalaciones tradicionales tienden a penalizar la calificación de la vivienda. En estas instalaciones se incluirían antiguas calderas de gasoil o gases licuados del petróleo (GLP) de bajo rendimiento, y todos aquellos dispositivos basados en el efecto Joule, es decir, en el calentamiento de resistencias mediante electricidad.

 

El mercado parece estar atento a esta cuestión, por lo que son cada vez más numerosos los sistemas y modelos de instalaciones que ofrecen una mayor eficiencia energética. Entre los más comunes, podemos encontrar:

 

- Calderas de condensación. Son aquellas que aprovechan la energía calorífica del humo de la combustión para reforzar el calentamiento de agua, y así disminuir el consumo de energía.

 

- Calderas de baja temperatura. Su funcionamiento es similar a la caldera convencional, pero con la posibilidad de regular la temperatura a la demanda que se precise según la temperatura exterior.

 

- Climatización mediante bomba de calor de alta eficiencia. Son sistemas basados en el movimiento del aire y el intercambio de calor que produce la materia al pasar de estado líquido a gaseoso.

 

Finalmente hay que destacar que los sistemas basados en energías renovables están muy bien considerados en la calificación energética de la vivienda, como son las placas solares para producción de ACS o refuerzo de la calefacción, o las calderas que usan biomasa como combustible.

 

 

            Desde Arquitectura Técnica Granada, deseamos que este artículo sirva para comprender un poco mejor el certificado de eficiencia energética. Como siempre, para cualquier consulta no dude en ponerse en contacto con nosotros Contacto.

 

 

  

Volver

Contacto

Ricardo Molina Castellano
Calle Recogidas nº 57. 5º Izq.
Granada
18005

Tlf: 610712510

Todos los derechos reservados.

Creado con Webnode